Conozca las claves del exito de la serie La Casa de Papel de Netflix

 

El éxito de la serie La casa de papel en Netflix

 

 

En 1992, año de los Juegos Olímpicos de Barcelona y de un sinfín de eventos para el recuerdo, Quentin Tarantino se lanzó a la fama con «Reservoir Dogs», su primera película. En ella, un grupo de ladrones que no se conocían de nada y sin más nexo en común que un gánster que quería contar con ellos para su último gran golpe unían sus fuerzas para llevar a cabo un robo de diamantes a gran escala. Los rateros, con nombres en clave tomados de colores (Rosa, Naranja, Rubio, Blanco, Marrón y Azul) y a los que dieron vida actores de lo más célebres como Harvey Keitel, Tim Roth, Michael Madsen, Steve Buscemi, Chris Penn y Lawrence Tierney (además del propio Tarantino y del criminal rehabilitado Edward Bunker, uno de tantos homenajes del director a su propia filmografía) consiguieron abrir paso al cineasta de Knoxville hacia el Olimpo de Hollywood, en el que todavía se mantiene hoy.

27 años más tarde, triunfa por todo el planeta «La casa de papel», la aclamada serie creada por Álex Pina para Atresmedia y Vancouver Media y que, de la mano de Netflix, se lanzó a conquistar el mundo más allá de sus fronteras. Inspirada en «Reservoir Dogs», la ficción pone su foco en un plan de lo más meticuloso, diseñado y dirigido por un hombre, al que todos conocen como El Profesor (y al que interpreta Álvaro Morte), que pretende asaltar la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Junto a él, opera una banda de rateros que tampoco se conocen entre ellos, como sucedía con los cacos de Tarantino, y que toman sus nombres de ciudades del mundo, como Tokio, Río, Nairobi, Berlín, Oslo, Helsinki y Moscú. Las referencias al cineasta, ocultas y explícitas, existen hasta en el propio guion. «¡No me jodas, que esto no es una película de Tarantino!», llega a gritar Nairobi (Alba Flores) a Berlín (Pedro Alonso).

Mejor serie nacional de la historia

Confeccionada en un principio para un total de quince episodios, fraccionados en dos partes, el éxito internacional de la ficción ha llevado a la serie a cambiar por completo su hoja de ruta. En base a su buena acogida que tuvo (y sigue teniendo) entre la audiencia de todo el mundo, Netflix adquirió sus derechos en plenitud y renovó «La casa de papel» por una tercera temporada, que llegará este viernes. Y tendrá también una cuarta. No es para menos. El pasado noviembre, se convirtió en la primera serie española en ganar un Premio Emmy Internacional, en la categoría de Mejor Drama. Casi nada.

La ficción es, además, la serie de nuestro país mejor valorada de todos los tiempos. Y según el prestigioso portal IMDb, se encuentra entre las 200 mejores de la historia, por delante de otros éxitos de audiencia como «The Walking Dead», «El cuento de la criada», «Sons of Anarchy», «Prison Break», «Brooklyn Nine-Nine» y «Taboo». Entre las 220 se cuela otra española, «Merlí», protagonizada por Francesc Orella, que está en el puesto 218 y refrenda el buen papel del producto nacional en los últimos años.

En noviembre de 2018, se convirtió en la primera serie española en la historia en ganar un Premio Emmy Internacional

El éxito de «La casa de papel», así las cosas, no tiene precedentes en la televisión española. Otras series nacionales, como «El Ministerio del Tiempo», «Isabel» o «Los Serrano» han conseguido brillar fuera de nuestras fronteras, de la misma manera que, con la ayuda de Netflix, lo han hecho otras como «Élite», «Fariña», «Vivir sin permiso» y «Alta mar». No alcanzan, no obstante, los guarismos de la producción de Álex Pina, cuya innovadora historia ha servido para enganchar a la audiencia de todo el mundo. Ya lo avisó hace dos años el propio Álvaro Morte en una entrevista con la periodista de esta casa Noelia Soage, antes de que la serie se volviese viral. «Creo que es una serie que va a marcar un antes y un después en la forma de tratar la ficción en este país. Si ves el primer capítulo, no puedes dejarlo». Dicho y hecho. El Profesor, también entonces, sentó cátedra. Hace unos meses, avasallado por los fans, apenas pudo terminar de rodar una escena en Florencia.

La importancia de Netflix

Nada de esto hubiera sido posible, sin embargo, de no ser por Netflix. Las plataformas de «streaming» hace ya mucho tiempo que cambiaron la manera de consumir televisión y en este caso, el gigante de entretenimiento estadounidense ha sido fundamental para que «La casa de papel» se conociera fuera de España. Algo similar a lo que sucedió con «Black Mirror» lejos de Reino Unido y con «Riverdale» fuera de Estados Unidos. Aunque la serie adolescente, todo sea dicho, no se pueda visionar en España.

Cuando Netflix se hizo con los derechos de distribución de la ficción de Pina, la plataforma le cambió el nombre por el de «Money Heist».Además, redujo la duración de sus capítulos de 70 a 50 minutos, para adaptarlos a los cánones televisivos. La jugada les salió redonda. Hoy en día, no hay país en el planeta en el que no se hable de «La casa de papel». Personalidades de primer orden, como los futbolistas Neymar Jr. y Samuel Umtiti, la «influencer» Chiara Ferragni (que tiene casi 17 millones de seguidores en Instagram) y el cantante Romeo Santos han confesado estar enganchados a la ficción, que decora incluso las estaciones del metro de París.

En el país galo, además, «Bella Ciao», la canción por excelencia de la serie, ha llegado a estar en el número cinco de la SNEP, la lista oficial de éxitos y el conocido rapero Rémy, uno de los artistas más escuchados, hizo una versión del tema. En Argentina, por su parte, el cántico sirvió a un gran sector de la población para liderar protestas contra el régimen de Mauricio Macri. A ese respecto, la serie se ha convertido en la serie de habla no inglesa más vista de Netflix.

«La casa de papel» es la serie de habla no inglesa más vista de Netflix

Éxito en todo el mundo

Los tradicionales monos rojos que portan los atracadores, además, han servido de atuendo para miles de personas en los Carnavales de Brasil, igual que la careta de Salvador Dalí que llevan los rateros para que no ser reconocidos. Los personajes han inspirado tifos en varios de losestadios deportivos más importantes del planeta, en los que las hinchadas entonan el «Bella Ciao» para motivar a sus equipos en el camino hacia la victoria.

Más allá de ello, «La casa de papel» y Netflix han lanzado al estrellato a sus protagonistas. El propio Morte, que hasta que comenzó a trabajar en la ficción de Pina apenas se había prodigado en series de «prime-time», lidera el reparto de «El embarcadero» en Movistar+ y estuvo al frente de «Durante la tormenta», la última película de Oriol Paulo. Además, suma 3,6 millones de adeptos en Instagram. En ese sentido, otros tres protagonistas de la serie, como Jaime Lorente, María Pedraza y Miguel Herrán están al frente de «Élite», original de Netflix. En la citada red social, cunetan con 5,6; 4,7; y 4,8 millones de seguidores, respectivamente.

Por su parte, Úrsula Corberó dio el salto a «Snatch», otra serie internacional sobre ladrones y cuyo elenco encabezan actores tan conocidos como Rupert Grint (Ron Weasley en «Harry Potter), Dougray Scott y Luke Pasqualino. Además, es la segunda española con más fieles en Instagram (tiene 7,2 millones), solo por detrás de Georgina Rodríguez, la novia de Cristiano Ronaldo y que suma más de doce millones de «followers». En la citada red social es donde más se puede notar el «punch» de «La casa de papel» sobre sus protagonistas. Aparte de los mencionados, y por citar algunos casos más, Pedro Alonso, que da vida a Berlín, supera los 3,1. Alba Flores, Nairobi en la serie, suma 3,4; mientras que Esther Acebo, que hasta el «boom» de «La casa de papel» se ganaba la vida como presentadora, acumula cerca de millón y medio. Con la banda lista para volver a actuar (y ahora, con mucho más presupuesto), a «La casa de papel» le queda cuerda para mucho rato.

 

ABC.ES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *