El Incompetente competente gana terreno en el mundo: Puedes tener el “Dunning-Krugger” en casa

 

El Incompetente competente gana terreno en el mundo: Puedes tener el “Dunning-Krugger” en casa Foto: WP

 

 

Personas incompetentes. Las conocemos en todos los niveles, desde altos cargos en empresas o esferas políticas. Por supuesto, también están presentes en esos escenarios cotidianos en los cuales, nos vemos obligados a «lidiar» diariamente con personas que se ven muy competentes cuando no lo son. ¿Las tenemos que considerar también personas tóxicas? Desde luego. Estamos hablando del efecto Dunning-Kruger.

 

Hay que pensar por ejemplo en esos directivos de empresa que presumen de sus capacidades organizativas, cuando en realidad, no solo atacan los derechos de sus trabajadores, sino que su proyecto de negocio es incapaz de mantenerse por su clara ineptitud como profesional. Buscando ahora otro ejemplo, aún más cercano. La educación de los niños.

 

Rosaura Torres, profesora y escritora explica “En ocasiones vemos a padres y madres claramente dañinos, personas incompetentes para criar a sus hijos. Sin embargo, no dejan de expresar «lo buenos padres que son». Progenitores que pueden confundir el ofrecer toda clase de caprichos a sus hijos como ejemplo de «ser buen padre». Modelos permisivos que generan una clara inestabilidad e inmadurez en los más pequeños”.

 

Este comportamiento es en realidad un sesgo cognitivo. Ahí donde la persona tiene una imagen de sí misma completamente errónea. Una persona que no es eficaz en lo que hace, que no tiene conocimientos, que comete errores, o que sencillamente no es apto para lo que quiere «vendernos»… Y sin embargo, gusta de exaltar sus virtudes. A este sesgo se le conoce también como efecto Dunning-Kruger.

 

El efecto Dunning-Krugger fue acuñado por dos psicólogos de la Universidad de Cornell, de Nueva York, Justin Kruger y David Dunning, tras realizar varios experimentos e investigaciones publicados en el Journal of Personality and Social Psychology de diciembre de 1999. En ellos, vemos por ejemplo la diferencia entre las personas competentes e incompetentes.

 

Torres explica “Hay muchas personas que gustan de ensalzar aquello de «soy el mejor padre del mundo», «soy el mejor esposo o la mejor esposa del mundo». Si no es verdad, actúa, hazle ver que su comportamiento trae errores e infelicidad. Si no ven sus propios errores, nunca intentarán resolverlos. Y en el ámbito personal y afectivo es muy importante. Vale la pena tenerlo en cuenta”.

 

Para conocer más de este tema y obtener herramientas puedes hacerlo a través de la red social instagram  @Trosaura y comprando su nuevo libro “Encargate de ti” en Tecni-ciencias, Kalathos y Amazon.

 Con información de efrain.cruz81@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *