Trump propone reducción de 40 por ciento de fondos de impulso de la democracia y DD.HH en Venezuela

Trump propone reducción de 40 por ciento de fondos de impulso de la democracia y DD.HH en Venezuela Foto:flickr

El presidente Donald Trump desea reducir fondos a proyectos de democracia en Venezuela y Cuba, a la vez que pide autoridad al Congreso para transferir un máximo de $500 millones para ayudar en la transición de un nuevo gobierno si Nicolás Maduro deja el poder.

Trump propone una reducción de 40 por ciento a los fondos de impulso de la democracia y los derechos humanos en Venezuela, a la misma vez que él y el vicepresidente Mike Pence prometen estar al lado de pueblo venezolano hasta que Maduro salga del poder y se restaure la democracia.

Trump está solicitando una reducción de 70 por ciento a labores de democracia en Cuba, lo que ha hecho aumentar las preocupaciones en ambos partidos de que el gobierno de Trump está socavando sus propias promesas al no asignar suficiente dinero al mensaje.

“Hay una gran desconexión entre las personas que llevan el presupuesto y los encargados de las políticas”, dijo un alto funcionario del gobierno preocupado por los mensajes conflictivos. “Eso envía un mensaje terrible a las personas en esos países. Por una parte, el presidente y el vicepresidentte dicen que van a apoyar el pueblo y la lucha por la libertad y la democracia. Pero esa prioridad no se refleja en el presupuesto”.

Esta asistencia financiera de Estados Unidos apoya a organizaciones locales que trabajan en asuntos de derechos humanos y la sociedad civil, apoya a medios independientes y también ayuda a pagar la capacitación de miembros de la Asamblea Nacional de Venezuela, cuyo presidente Juan Guaidó, ha galvanizado un movimiento en todas las Américas y 54 países de todo el mundo lo consideran el presidente legítimo de Venezuela.

Trump ha propuesto asignar $9 millones para promover la democracia y los derechos humanos en Venezuela, pero el Congreso aprobó $15 millones en este año fiscal. Trump ha propuesto $6 millones para promover la democracia y los derechos humanos en Cuba, pero el Congreso aprobó $20 millones este año fiscal.

 

Esas reducciones son parte de una propuesta de presupuesto de Trump de $4.75 billones que contempla asignar $750 millones más a los gastos de defensa a la vez que hace reducciones profundas en casi todas las demás agencias federales, como una reducción de 23 por ciento en el Departamento de Estado.

El gobierno de Trump está ayudando a liderar una coalición de aliados regionales que tratan de sacar a Maduro del poder en Venezuela, un país petrolero que ha caído en una crisis económica y humanitaria que ha obligado a más de tres millones de personas a huir a otros países. Altos funcionarios, como el vicepresidente Pence; el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, han pedido repetidas veces la restauración de la democracia en Venezuela en discursos por televisión y en las redes sociales.

Mark Green, administrador de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), dijo el mes pasado a la Subcomisión sobre las Américas de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado que el equipo de Guaidó en Venezuela estaba muy agradecido por el apoyo a la democracia en el país.

“Eso debe ser particularmente gratificante para todos ustedes debido a los programas de asistencia a la democracia para Venezuela en los que ustedes han invertido de manera bipartidista en los últimos cinco años”, dijo Green. “Esta asistencia ha apoyado organizaciones locales que trabajan en los derechos humanos, la sociedad civil, los medios independientes, la supervisión electoral y la Asamblea Nacional elegida democráticamente”.

El gobierno estadounidense ha aumentado de tono de manera significativa su retórica sobre la importancia de la democracia sobre el comunismo desde el discurso de Bolton en noviembre, en que calificó de “payasos” a los líderes de Venezuela, Cuba y Nicaragua, y dijo que Estados Unidos “espera poder ver” sus gobiernos caer.

 

El gobierno de Trump ha solicitado una reducción de los fondos para la democracia en Nicaragua, de $10,000 a $6,000.

Algunos en el Congreso han salido en defensa de la administración.

“Aunque el Congreso tiende a asignar más fondos, el plan de presupuesto del presidente es históricamente más bajo de lo solicitado por la rama legislativa”, dijo un asistente de un senador republicano. “Este gobierno sigue manteniendo una postura fuerte junto al pueblo venezolano hacia la restauración del orden democrático”.

 

El gobierno del presidente Barack Obama también trató de reducir los fondos dirigidos a proyectos democráticos en Cuba, pero legisladores lo bloquearon. En el 2017, el Departamento de Estado presentó al Congreso un presupuesto con cero fondos para programas dirigidos a Cuba en su fondo de apoyo a económico y al desarrollo. La asistencia a Venezuela también se redujo.

Este lunes, Pompeo delineó cómo el gobierno de Trump planea transferir $500 millones para ayudar en una transición si Maduro es derrocado.

Pero a algunos en el gobierno y el Congreso les preocupa que la asignación nunca se materialice, se reduzca significativamente o se demore mucho porque la administración no autorizó el dinero ni creó un plan sobre de dónde saldría ese dinero.

“Si son serios sobre esto, hubieran asignado los fondos y explicado cómo van a hacerlo, en vez de limitarse a prometer que van a sacar el dinero de otra parte”, dijo un asistente legislativo demócrata. “Es una promesa vacía”.

 

En una entrevista el lunes con los diarios Kansas City Star y Wichita Eagle, de McClatchy, Pompeo dijo que el gobierno está trabajando para asegurar que los venezolanos no tengan “que sufrir bajo las trágicas condiciones que Maduro ha impuesto a su pueblo.

 

“Estamos preparados para entregar más ayuda que cualquier otro país en el mundo”, dijo Pompeo. “Y ustedes deben saber que Estados Unidos sigue siendo la nación más generosa del mundo en materia de asistencia humanitaria y otro tipo de ayuda a países en todo el mundo. Y cuando la situación en Venezuela cambie, será Estados Unidos, junto con otros países de la región, la que asegurará un apoyo a largo plazo para que el pueblo venezolano salga adelante”.

 

Pero cuando se le presionó para que explicara la razón de reducciones tan fuertes en un momento tan crítico, Pompeo respondió.

“Usted sacó mal la cuenta”, dijo.

Pero al día siguiente de la entrevista, un alto funcionario del gobierno reconoció que las cifras eran correctas y explicó que las reducciones son parte de recortes generales que no afectan a la defensa.

“Aunque el gobierno considera las funciones del Departamento de Estado y de la USAID en la diplomacia y el desarrollo son críticas para la seguridad nacional, la administración sigue comprometida a reducir todo el gasto discrecional no relacionado con la defensa, incluidos los fondos asignados al Departamento de Estado y la USAID”, dijo el funcionario.

 

Con información de www.elnuevoherald.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *