Caso Venezuela llevado nuevamente al Consejo de Seguridad de la ONU: Por Corina Cortes

Caso Venezuela llevado nuevamente al Consejo de Seguridad de la ONU: Por Corina Cortes Foto:News.un.org

 

 

El día Miércoles 10 de abril se volvió a reunir el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas para tratar el tema de Venezuela a solicitud de Estados Unidos como miembro permanente. Posteriormente el representante del gobierno venezolano Samuel Moncada dio una rueda de prensa para hablar acerca de los resultados de esa reunión.
Una rueda de prensa que comenzó con un discurso donde hace referencia a las pretensiones norteamericanas de atentar contra la libre autodeterminación de los pueblos, intervencionismo y ataque directo contra un gobierno constitucional y legítimo; los primeros 25 minutos estuvieron supeditados solamente a hacer referencia a lo que había sucedido el día anterior ante la Organización de Estados Americanos y catalogar como un doble golpe de estado tanto a la Carta de la OEA como a la Carta de las Naciones Unidas.
Otro de los puntos sobre lo cual le preguntaron fue acerca de la ayuda humanitaria y su ingreso. De acuerdo a Moncada Venezuela se encuentra dispuesta a negociar y a trabajar de manera coordinada con organismos públicos internacionales como la Cruz Roja Internacional con quien se habría reunido Nicolás Maduro unos días antes de esta reunión del Consejo.
Habló del triunfo de Venezuela una vez más en esa ronda de reuniones por haber recibido el apoyo de Rusia y China – sus principales socios y también miembros permanentes del Consejo de Seguridad – y alguno que otro espaldarazo como el recibido por Sudáfrica cosa que no debería de extrañarnos ya que justamente hace una semana se firmaron un conjunto de acuerdos de cooperación económica entre ambas naciones.
Sin embargo ¿Qué fue lo que realmente sucedió? Una reunión que podía ser vista por cualquier ciudadano ya que estaba siendo televisada consideramos que la parte más importante fue la exposición de Mark Lowcock, coordinador de Asuntos Humanitarios el cual estuvo presente y presentó el resultado de un informe preliminar con datos oficiales y no oficiales
El informe Lowcock
De acuerdo al coordinador de Asuntos Humanitarios, un total de siete (7) millones de personas se encuentran en situación de asistencia humanitaria lo cual representa un cuarto de la población. También hizo referencia al empeoramiento de las condiciones debido a los apagones recurrentes acaecidos. Uno de los aspectos que resaltó fue precisamente la dificultad que viven los hospitales y centros de salud para poder llevar a cabo procedimientos quirúrgicos.
También nombró como relevante los diferentes tratamientos que requieren la estabilidad eléctrica como es los tratamientos de diálisis y la terapia intensiva.
La salubridad de las condiciones del agua con la interrupción de los sistemas de bombeo o el alcantarillado también fueron referencia dejando entrever que esto puede repercutir de manera directa en la salud.
Continuó su informe haciendo referencia a la disminución del poder adquisitivo, el alto costo de la vida y la situación de vulnerabilidad que especialmente se encuentran viviendo las mujeres y los infantes
El resurgimiento de enfermedades epidemiológicas como la tuberculosis y la difteria, así como la malaria también fueron presentados con indicadores alarmantes ya que expuso que … “las enfermedades prevenibles como la tuberculosis, la difteria, el sarampión y la malaria han resurgido, con 2,8 millones de personas en necesidad de asistencia médica, incluidos 1,1 millones de niños”…

Insistió en que la ayuda y la asistencia humanitaria debe ser permitida de manera inmediata ya que las condiciones de peligro van creciendo y que se tiene que dejar de politizar a la misma ya que se le está causando al pueblo venezolano un gran sufrimiento como quedó reflejado en su declaración … “En Venezuela, es necesario separar los objetivos políticos y humanitarios. La asistencia humanitaria debe prestarse sobre la base de la necesidad solamente” … ( https://news.un.org/es/story/2019/04/1454201 )
Resulta interesante observar que esta vez no se habló tanto del estado de derecho, de la legitimidad sino de una real preocupación por parte de las naciones de las condiciones que está viviendo el país especialmente porque todo esto repercuto desde el punto de vista geopolítico a la región. Los procesos migratorios siguen estando a la orden del día y cada día son más los venezolanos que “huyen” del país sin contar con los proyectos de retorno que otras naciones latinoamericanas están realizando con sus connacionales como Chile y algunos países de la Unión Europea.
A la larga, esto podría ser algo insostenible por lo cual la restauración de un orden y una estabilidad es necesaria y beneficiosa para todas las naciones.
Países como Polonia y Costa de Marfil hicieron referencia a la situación humanitaria y expresaron su apoyo a las gestiones de la ONU a través de los buenos oficios de su Secretario General.
Otras naciones expresaron su apoyo a OCHA (Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios) y llamó poderosamente la atención de que otros expresaron la necesidad de “Apoyar a la Asamblea Nacional, a Juan Guaidó y a la Inmunidad de sus miembros así como a reconocer la libertad de reunión y la abstención de la violencia”… esta declaración llega en el momento justo en el cual el Fiscal General de la República Tarek William Saab daba declaraciones de que se tenían todas las condiciones para encarcelar al presidente de la Asamblea Nacional y para muchas naciones el Presidente Interino de Venezuela.
La Postura de los Miembros
Estados Unidos había solicitado la revocación de las credenciales de los diplomáticos representantes venezolanos de la Organización de las Naciones Unidas refiriéndose directamente a Samuel Moncada. Por otro lado, también expuso que prepara una resolución para reconocer a Juan Guaidó como presidente interino.
Esta resolución permitiría a que la potencia norteamericana pudiera tomar medidas en relación al grupo de ciudadanos estadounidenses que se encuentran haciendo vida en la embajada venezolana y solicitar no solamente su retiro sino tomar medidas disciplinarias en contra de ellos.
Precisamente en este caso, es llamativo el “cinismo” que tiene el gobierno venezolano cuando toca el tema de las embajadas. Si mal no recuerdo, cuando Enrique Capriles Radonski intento dialogar con el embajador cubano en Venezuela y colocó una escalera para subir por una ventana lo condenaron considerándolo invasión. Sin embargo, un ciudadano en otro país que duerma, coma y haga fiestas en nuestra embajada es un acto de apoyo. “Ironías de la política”
Rusia y China por su parte siguen considerando que el país no representa ningún peligro para la región y que todo lo que se está orquestando es una serie de estrategias intervencionistas. De hecho, China expresó … “China se opone a que las fuerzas externas se injieran en los asuntos internos y se opone a la intervención militar, y se opone al uso de la llamada cuestión humanitaria para conseguir propósitos políticos. La historia ha reiterado una y otra vez que las sanciones unilaterales solo exacerbarán la situación, afectarán la vida cotidiana de las personas, no ayudará a resolver los problemas y tampoco llevará la paz al país” … Obviamente, tomando en cuenta que el país asiático cuenta con concesiones de por vida de aluminio, petróleo, oro y otras industrias en el país debe preocuparle mucho que le quiten su base de operaciones en el continente.
Estos dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad siguen siendo los mas fuertes aliados del país y los que continúan sirviendo como muro de contención para cualquier tipo de acción que se pueda tomar en todo sentido. Su veto es esa especie de bloque estratégico que relentece cualquier decisión y visto en frío no es otra cosa sino un juego de poder entre las naciones.
Los países menos fuertes han hablado acerca de la necesidad de una salida pacífica. Insisten en la negociación, en que las partes se deben sentar a tomar medidas conjuntas para que le país deje de estar pasando por las penurias que afectan el día a día del venezolano. Esto, podría resumirse como lo expresaron los países que también forman parte del Grupo de Lima… “ “la recuperación de la democracia y el Estado de derecho, conducida por los propios venezolanos apoyada por medios políticos y diplomáticas y sin el uso de la fuerza”….
Venezuela
Como era de esperarse, el representante de Venezuela siguió haciendo referencia a la cuota de responsabilidad que tienen los países extranjeros en relación a la crisis del país… “El tratamiento a la situación no puede ser una nueva dosis de intervencionismo agresivo con máscara humanitaria. La solución no está en donaciones por parte de los criminales que quieren presentarse como salvadores, no está en canales humanitarios diseñados para provocar conflictos armados, no está en conferencias de donantes que ocultan el saqueo cometido contra nuestra nación” … fue lo que expuso Moncada.
Moncada expresó que la solución está en que se regrese el dinero a Venezuela y el levantamiento de los bloqueos; a su vez en el cese de los ataques a las infraestructuras del país.
Nuevamente un discurso donde se victimiza a la nación para tapar los actos de corrupción, el desvío de capitales, la desacertada gestión y sobre todo la falta de efectividad en la resolución de los problemas. No existe ningún tipo de aparente intención de explicar porqué se está utilizando el dinero para comprar armamento y no para ayuda humanitaria. No existe la madurez política para explicar porque proyectos de larga data que no tienen nada que ver con el sabotaje eléctrico no se han cumplido como el saneamiento de las aguas, los procesos de vacunación, el mantenimiento de los hospitales.
El discurso sigue siendo el mismo, la satanización de las potencias occidentales producto de una paranoia histórica con el fin de demostrar una resistencia que no existe donde es mejor “morir de pie que vivir de rodillas” en una fantasía irreal que sigue consumiendo al país día a día.
A la final hubo una rueda de prensa donde no se presentaron ningún tipo de soluciones ni de aportaciones. Que sirvió para explicar porque la resolución de la OEA y la postura de algunos países es una violación para de la libre determinación de los pueblos recordando esa famosa frase de Nietzsche … “Un hombre de Estado divide a los seres humanos en dos especies, primero instrumentos, segundo enemigos. Propiamente no hay para él, por tanto, más que una especie de seres humanos: enemigos” …
Entre tanto, la única realidad es que hay un pueblo sufriendo y cuya única resistencia es a su propia muerte o desaparición sin tintes políticos, sin ideologías y en la actualidad sabiendo que esto no se lo merece.

Corina Helena Cortés Oliveros
Teléfono: 00584143586970
Pin: 28cb03a1
Twitter: Corina_Cortés
Perfil de facebook: CoriCori Cortes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *