Conozca las fotos inéditas e “intimas” de Nicolás Maduro + Video

 

Conozca las fotos inéditas e “intimas” de Nicolás Maduro + Video Foto: La Vanguardia

 

 

José Carlos Gómez es fotógrafo, pero ahora trabaja de reponedor en una bodega en l’Hospitalet de Llobregat con un horario plagado de rigores. Preferiría ejercer de lo que tanto le gusta, como hacía en Venezuela, pero tampoco parece sentirse un desdichado. No pierde la fe. Hace lo que hace por su familia y punto, dice. Trabajó muy cerca de los dos hombres que más pasiones y odios han despertado en la historia reciente de la ahora llamada República Bolivariana de Venezuela. Fue fotógrafo de campañas electorales de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro. Fue testigo privilegiado de los manejos del régimen.

 

Llega con el ordenador de su madre bajo el brazo con una colección de ese material fotográfico gran reserva que atesora. “Estas son las fotos que le hice a Maduro para la última campaña. Me dijeron que tenían que ser para hacer un tarjetón y luego por una irregularidad más de las miles que hay, terminó siendo, sin que yo me enterara, la foto oficial de campaña porque la refacturó una de las agencias de las tantas que hay de los propios de alto gobierno. Refacturan la fotografía de uno y la convierten en miles de dólares”.

 

Las fotos de aquella sesión para la campaña electoral de 2013 son un catálogo de poses de un Maduro que demuestra una capacidad poliédrica. En ellas se muestra desinhibido. Adopta desde semblantes afeminados a otros de marcado gesto autoritario, pero bufón. Es fácil que a muchos, al verlas por primera vez, estas imágenes les provoquen sensaciones de patetismo. Los ciudadanos de Venezuela no están para bromas. Su país vive una aguda crisis económica e institucional.

 

“Durante la sesión, fue distendido, pero no había una línea que me hubieran marcado a mí, ni nadie que lo dirigiera a él. Fue tal como es él. Que es como es o como yo lo veo. Las poses fueron tal y como es él. Poses improvisadas. Burlescas. Decía: ahora me pongo como Pinochet, ahora como candidato, ahora como gay… Un disparate. Y a medida que él bromeaba y hacía poses, la cohorte que tiene siempre a su disposición se reía. Los mismos que le ríen y aplauden todo, se reían de las gracias del señor”, explica José Carlos en el improvisado taller de fotografía en que se ha convertido la cafetería en que explica su historia

 

José Carlos recuerda bien que aquella sesión fotográfica fue dispersa e improvisada como casi todo, explica, en lo que se refiere a cuestiones de imagen en el caso de Nicolás Maduro. “Aquí, lo que realmente importa –asegura rotundo–, más que las imágenes, que bueno, sí, que seduzcan, que vendan lo que se quiere vender… Pero más que eso, lo que interesa es el negocio que es una campaña. No había contratos. No había facturas. Todo era en negro. Maletines en bolívares o dólares que van y vienen”.

 

 

 

“Como estuve allí conozco bien todos sus manejos, cómo se mueven, las irregularidades bárbaras, los privilegios que se tienen. Yo hacía mi trabajo técnico lo mejor que podía, pero, obviamente, como estaba ahí metido, estaba en la olla como se dice en Venezuela, vi miles y miles de irregularidades. Estoy en disidencia clara y firme desde hace un buen tiempo, sobre todo, con este gobierno. Con el anterior, también, pero sobre todo con este”, relata en un tono liberador y para fijar algunas ideas, ya que entiende que la gente pueda preguntarse cómo aguantó tanto tiempo siendo testigo de todo lo que cuenta

 

 

Este fotógrafo de hablar pausado era conocido por altos cargos del régimen chavista pues no solo había trabajado en campañas electorales de Hugo Chávez sino que lo había hecho también para el Ministerio de Comunicación. Siguió al comandante que redactó la constitución bolivariana en todas aquellas mareas rojas en que se convertían sus visitas por el territorio venezolano cuando su carisma estaba en mejor forma que lo estaría después el precio del petróleo, que evidenció las debilidades del régimen

 

Información completa + video aqui haz click – cortesía de La Vanguardia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *