Crónica de una muerte anunciada en el Sudamericano Sub-20

 

La “Vinotinto” llegó al torneo con respeto de otros rivales por lo conseguido en el Mundial de Corea del Sur, a pesar que no eran los mismo nombre, si eran talentosos jugadores y con mucho futuro por delante.

En la primera ronda consiguieron tres victorias y una derrota, le ganaron a Colombia por 1-0 con un hombre menos y una muestra de verticalidad y rapidez aunado a la buena forma de jugar de espalda por parte de Jan Hurtado.

Después ganaron 1-2 con remontada a la selección local Chile, luego Brasil se convertiría en verdugo al propinarle la primera derrota por 2-1 con un golazo de tiro libre de Samuel Sosa

Posteriormente llegó victoria frente a Bolivia que le consiguió la primera plaza de la primera ronda por encima de Brasil y Colombia.

En el hexagonal final empezó el declive aunque a lo mejor no se dieron cuenta muchos, pero desde el partido contra Uruguay y a pesar de dominar por buena parte del compromiso e incluso el gol tempranero para irse arriba, comenzó la caída de Venezuela un 1-1 final fue lo que el marcador expresaba en “El Teniente” de Rancagua.

Nicolás Shiappacasse extremo uruguayo hizo de las suyas ese día, además de José Manuel Sanabria, y demás jugadores que empezaron a deducir las falencia de los “Llaneros”.

Sin embargo frente a Brasil despertó el buen juego de Venezuela o mejor dicho creímos que era buen juego fue una gran victoria sin duda el cual estuvo en el protagonismo Jan Hurtado, el delantero se sacio de goles con un doblete y a punto de conseguir el tercero con muy buenas jugadas individuales con mucha velocidad e ímpetu, pero no fue un juego totalmente de combinaciones rápida y juego asociado, sino la de siempre, balón arriba y que se fajará el “Churta” para luego ofrecerle juego a los extremos, Samuel Sosa, Jesús Vargas o en su defecto cuando jugaba Brayan Palmezano.

Pero ganar es ganar y los tres puntos hizo soñar a la “Vinotinto” con la clasificación, que lo separaba sólo tres puntos y la selección de Argentina.

La “Albiceleste” descifró cada una de las laguna defensiva, primero le quitó el balón en medio del campo se adueño prácticamente de esa zona, después empezó a proyectarse con velocidad por las bandas, abriendo de forma categórica las bandas para que fluyera el juego y luego dio el golpe final clavar los tres goles, todos de la mano de Adolfo Gaich que se sacudió la pava (cómo diríamos aquí en Venezuela) una defensa displicente con Christian Makoun que era uno de los mejores junto a Bonilla el lateral izquierdo que la rompió con su velocidad y benevolencia a la hora de jugar tanto en el ataque como la defensa.

Además que los argentinos no dejaron jugar a Hurtado ni Sosa, Vargas se perdió en el partido no les era factible jugar a pierna cambiada, en ese cotejo se noto.

Dudamel insistió con Jorge Echeverria, el medio campista del Caracas fc no le fue nada bien, aunado al flojo Miguel Navarro que lo demolieron, a pesar de eso tiene mucho tiempo por delante parecer y seguro esta experiencia lo hará mejor jugador.

Era el turno de Colombia, un clásico fronterizo nuevamente ante Venezuela, Dudamel planteó el partido como siempre, 4-3-3 con los mismos jugadores, los “Cafeteros” sólo tenían un punto y la obligación era ganar ante sus vecinos.

La “Vinotinto” intentó jugar pero rápidamente Colombia tomó la batuta del juego y empezó ha dominar los hilos del encuentro, Andrés Felipe Reyes abrió el marcador con una jugada a balón parado, donde el defensa la empujo para poner arriba a Colombia, posteriormente Venezuela se debilito paulatinamente y, Iván Darío Angulo marcó el 2-0 definitivo con una galopaba desde el medio campo que agarró mal parada a la defensa venezolana.

A capa caída con desdén sin fuerza y con la obligación de ganar ante Ecuador la mejor selección del sudamericano, los venezolanos salían al terreno de juego está vez con algunos cambios, Junior Paredes titular por Hurtado que estaba sancionado por una tarjeta roja ante Colombia, Jorge Echeverria otra vez por Jesús Vargas, Carlos Ramos por Romel Ibarra y Riki Mangana por Miguel Navarro.

A medida que fue pasando el partido Venezuela proponía, sin embargo los meridionales fueron los que pegaron primero con Leonardo Campana al minuto tres de penal.

Después el mismo campana marcaría el 2-0 con un buen gol de chilena y todo cuesta arriba, a pesar, que estaban jugando muy bien.

Palmezano ingresaría por Carlos Ramos en el mismo primer tiempo y se pudo ver la mejor versión del zuliano, en labor de conductor y con libertad para hacer los que quiera.

Fue transcurriendo el juego y seguían al ataque, pero no quería entrar el balón paso el tiempo y le dio ingresó a Eduardo Herrera Venezuela jugaba con uno más pero no cambio nada jugador por jugador, salía Paredes Peña-Zauner también ingresó pero ya no había para que, al final ganó 3-0 con el ultimo gol de Daniel Segura en 90+1.

Por primera vez la “Vinotinto” plasmó un estilo distinto en la cancha con un juego asociado y muy bien conformado, Palmezano suelto con buena fluidez de juegos, pero falto meterla.

Venezuela finalizó el hexagonal con tres goles a favor y nueve contra, ocho de esos goles en los últimos tres partidos, con una victoria, un empate y tres derrotas, un golpe fuerte para estos chamos que lo dieron todo.

 No hay que culpara nadie

Muchas piden la cabeza del entrenador Rafael Dudamel, pero no hay que ser tan severos porque es sólo un certamen una debacle que cualquiera puede tener, lo que si hay que enfatizar es que nunca cambio el sistema táctico sino hasta el ultimo momento soltó a Palmezano y le dio entrada a Peña-Zauner que no tuvo la suficiente oportunidad como para demostrar su talento algo irresponsable por parte del DT que debió ofrecerle más chance, debido que dejó su club para jugar con la selección.

Además hay que cambiar un poco la mentalidad se sostiene mucho el balón se excedieron en el traslado, a diferencia del fútbol europeo que juegan ha un toque, hay que ver ese sistema de juego, eso lo tienen que aprender estos muchachos a medida que vaya pasando el tiempo y de seguro muchos jugaran en Europa.

Asimismo Olses no estuve bien en la portería por lo menos cuatro errores hizo en el hexagonal final, muchos para cantidad de juego. Sin embargo el joven portero de Racing de Argentina no es un mal portero lastimosamente no salieron las cosas y hay que estar pendientes de esos fallos para mejor.

Echeverria fue otro que nunca cuajo malas decisiones en colocarlo cada vez que pudo, a pesar de eso tampoco jugó en la posición en que se siente cómodo, sino que siempre estuvo por una banda hay que rescatar esa situación.

Ahora hay que enfocarse en la Copa América y las eliminatorias para Qatar 2022 que de seguro van estar muy peleadas y la Vinotinto será protagonista, hay que observar quienes pueden ser parte del proceso eliminatorio de los jugadores que acaban de salir de la sub-20, sin duda uno de ellos será Sosa, Hurtado y  Makoun quizás otros también le den oportunidades, pero por ahora estos son la prioridad.

Y bueno hasta los más poderosos a veces pierden y se caen de la cima y cuando eso sucede hay cambios para bien.

José Gregorio Nieves/Infoenlace

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *